Evolución de la transparencia del sector universitario

Universidades públicas

El Gráfico 1 muestra el avance que se ha producido en estos seis años en las universidades públicas. Como se puede observar, en el año 2011, primer año de publicación de nuestro informe, no había ninguna universidad Transparente y, prácticamente, el 60% de las universidades recibían el calificativo de Opacas, de acuerdo con la metodología de indicadores y evaluación desarrollada por la Fundación Compromiso y Transparencia.

En el año 2017, sin embargo, un total de 26 universidades públicas, de las 49 que conforman la muestra, obtuvieron la calificación de Transparentes y 40 universidades cumplieron veinte o más indicadores de los 27 totales. Si al dato anterior sumamos el hecho de que entre las universidades calificadas de Translúcidas se encuentra un grupo de catorce universidades (29% de la muestra) que cumplen veinte o más indicadores y no se han incluido en la categoría de Transparentes por no tener completamente actualizada la información económica, el progreso que ha experimentado el sector en estos seis años puede calificarse de notable. Pero, quizás, el dato que mejor corrobora esta mejoría es que tan solo dos universidades (un 4% de la muestra) se mantienen en la categoría de Opacas.

 

 

En estos seis años el avance en la información en la web de las instituciones universitarias ha sido muy relevante. En la actualidad, el 80% de las universidades públicas (39 centros) cumplen el 75% del total de los indicadores (27 indicadores) del informe. En este sentido, resulta significativo recordar que en el año 2011 tan solo siete universidades de las 49 publicaban en su web toda la información económica solicitada; ninguna universidad proporcionaba información sobre la demanda total de solicitudes en relación con el número de plazas ofertadas o sobre la inserción profesional de sus graduados; solamente trece centros daban información del grado de satisfacción de sus alumnos y únicamente tres informaban de su posición en los rankings nacionales o internacionales, por mencionar solo algunos datos.

El 25% de los indicadores que restan por cumplir corresponden en su gran mayoría a tres áreas. El área de Resultados, que comprende los indicadores relativos a los resultados de investigación, académicos, satisfacción, porcentaje de alumnos matriculados procedentes de fuera de la comunidad, empleabilidad de los graduados y posición en los rankings nacionales e internacionales. En segundo lugar se sitúa el área de Demanda y oferta de titulaciones, que informa de la demanda actual de las titulaciones y la evolución durante los últimos tres años. Por último, la tercera área que necesita mejorar corresponde a la Información económica, que incluye la publicación del presupuesto, el desglose de ingresos y gastos, los estados financieros, la memoria general de las cuentas y el informe de la auditoría externa.

Universidades privadas

En el caso de las universidades privadas el avance ha sido sin duda mucho más lento y sin alcanzar, en ningún caso, los porcentajes de cumplimiento de las universidades públicas.

Aunque el progreso en estos cinco años de publicación del informe es importante –el total de universidades privadas eran Opacas los dos primeros años–, solo tres centros han logrado clasificarse como Transparentes en esta última edición, siete universidades privadas forman parte del grupo catalogado como Translúcidas y el mayor número (16) continúan permaneciendo en la categoría de Opacas.

 

En el análisis por indicadores, los resultados son parecidos: solo la información ofrecida sobre los alumnos y la misión de la universidad alcanza más del 75% de cumplimiento, la máxima lograda, siendo el área referente a información económica el que obtiene peores resultados (19%).