Evolución de la transparencia en el sector fundacional

Fundaciones empresariales

Como se puede observar en el gráfico, a lo largo de estos nueve años el número de fundaciones empresariales transparentes ha ido aumentando de manera progresiva desde el 4% en el año 2009 al 33% del año 2017. El progreso es mucho mayor si se tiene en cuenta que, prácticamente, todos los años ha ido aumentando el nivel de exigencia a las fundaciones. El número de indicadores de la primera edición fue de 12 mientras que en esta última edición la cifra de indicadores es de 19. Igualmente el número de fundaciones empresariales analizadas en el primer informe fue de 50 mientras que en este último la cifra es de 76.

Los incrementos en los grados de transparencia y prácticas de buen gobierno se han producido en todas las áreas. Las mejorías más destacables corresponden al indicador relativo a la formulación de la misión. Durante los cuatro primeros años (2009 a 20012) el informe exigió simplemente que las fundaciones tuviesen una misión explícita. A partir del año 2013 se reformuló el indicador de la misión con el fin de que la declaración de la misión estuviese formulada de manera más correcta incluyendo el propósito de la organización, la población beneficiaria y el foco de la institución.  Esa mayor exigencia explica que en el año 2013 el indicador de la misión descendiese al 38%. Este año, sin embargo, se sitúa en el 59%, lo que indica que, paulatinamente, las fundaciones han ido perfilando mejor su foco estratégico.

También merece destacarse el incremento en las políticas de buen gobierno gracias, especialmente,  al progreso de los indicadores relativos al Código de Buen Gobierno y la Política de inversiones. El avance más importante, sin embargo, se ha producido en el área de la Evaluación, que muestra que las fundaciones van incorporando progresivamente una cultura de medición en sus prácticas.

(1) El  descenso en el 2013 se debe a dos motivos: una formulación de indicadores más exigente (misión) y la inclusión de un área nueva en el informe (evaluación de resultados)

(2) La muestra de fundaciones empresariales se incremento en el 2015 pasando de 50 a 63

 

Fundaciones familiares

En las fundaciones familiares los grados de transparencia y buenas prácticas han progresado también, aunque más lentamente, como se puede observar en el gráfico. Si se consultan los rankings se comprobará que en el caso de las fundaciones familiares destacan con mucha claridad un grupo de cinco fundaciones que suelen ocupar siempre los primeros puestos, mientras el resto de las fundaciones avanza con más lentitud.

Al igual que en el caso de las fundaciones empresariales, los avances en los grados de transparencia y buenas prácticas se han producido en todas las áreas. Si bien destaca también este caso, el avance en el indicador de la misión, así como en los indicadores relativos a las áreas de información económica, gobierno y evaluación que partían de porcentajes de cumplimiento muy bajos. Dado el limitado tamaño de la muestra de fundaciones familiares (26 organizaciones), las mejorías de un año para otro se suelen producir gracias al progreso de alguna organización en concreto. En el informe de 2017, la fundación que más ha contribuido al avance general ha sido la Fundación Luca de Tena.